Cinco razones para pasarse a la versión profesional de Google Apps for Work

El gran imperio tecnológico de Google ofrece una serie de herramientas gratuitas de correo, contacto, almacenamiento web y ofimática. Con mucho espacio y de gran calidad, que facilitan la actividad en un entorno profesional. El gigante de Mountain View, no obstante, dispone de dos paquetes de pago de su sistema de apps orientado a las empresas, Google Apps for Work. ¿Por qué pasarse a la versión premium cuándo la libre es muy efectiva? He aquí nuestras razones:

El correo

Lo más importante: prácticamente nunca se te va a caer el sistema –por emplear la terminología de algunos operadores. Google Apps for Work garantiza un tiempo de actividad del 99,9%. Es decir, que si hay un fallo que provoca una interrupción del servicio, la atención y la solución serán inmediatas.

Por supuesto, puedes crear un número ilimitado de cuentas ligadas al dominio de tu empresa –en lugar del @gmail.com- para cada empleado, departamento, cliente o lo que te apetezca. Por espacio que no sea: el plan básico ofrece 30 GB de almacenamiento (más que suficiente para una pequeña empresa) y el avanzado hasta un terabyte por usuario si hay menos de cinco usuarios, e ilimitado si hay más.

Y la seguridad, claro. Meterte con los servidores profesionales de Google es como desafiar a un combate a Evander Holyfield en sus buenos tiempos. Traducción: di adiós al spam y a los hackeos que hacen que envíes correos con ofertas sospechosas.

Más almacenamiento

Las versiones premium de Google Apps for Work disponen de mayor espacio de almacenamiento para la nube de Google, Google Drive. En lugar de los 25 GB de la versión gratuita, el plan básico ofrece 30 GB –compartido con el correo- y el avanzado 1 TB si hay menos de cinco usuarios, e ilimitado si son más. Eso significa que no te vas a quedar NUNCA sin espacio para guardar documentos y demás. Un armario sin fondo.

Google Apps for work

La bóveda

A menudo pasa: estás buscando el Correo Sumamente Importante y no aparece por ningún lado. Pues bien, el plan avanzado de Google Apps for Work dispone del sistema Vault –“bóveda”- que archiva todos los correos y chats que se mantengan, y los pone a tu disposición durante todo el tiempo que sea necesario (más allá de los periodos de retención estándar).

Y para evitar el síndrome “aguja en un pajar”, emplea la tecnología de búsqueda eDiscovery, que refina la búsqueda de documentación para cuando te toque localizar Aquel Antiguo Correo Que Todo el Mundo Había Olvidado.

Además, el sistema proporciona un registro de todas las consultas y búsquedas realizadas por cada usuario, así como las acciones de exportación de documentos a otros formatos que hayan podido realizar. Por si acaso.

La personalización

A través de la consola de administración de Google Apps for Work, es posible controlar con precisión aspectos como la configuración de seguridad, los dispositivos móviles autorizados –para evitar fugas de información, por ejemplo- y medir el uso de los diferentes servicios.

Desde una pantalla maestra, el administrador podrá controlar con precisión las particularidades que desee de cada una de las nueve aplicaciones incluidas, los 14 servicios adicionales que proporciona Google (Analytics, Fotos, Adwords, etc.) y acceder al Google Marketplace. Piensa en este último aspecto como la Chrome Web Store, que permite añadir funcionalidades a tu navegador, pero aplicado a tu web. Explora que hay auténticas joyitas que puedes usar para dotar a tu organización de más funcionalidades.

El precio

La verdad es que sólo por la seguridad de que el correo va a funcionar prácticamente SIEMPRE y la protección que ofrece contra spam y demás, merece la pena mejorar el servicio al Premium de Google Apps for Work. Si le añadimos un ecosistema de aplicaciones que permiten a un equipo trabajar de manera integrada (desde la creación a edición de documentos a las videollamadas) sin necesidad de trazar complicados símbolos arcanos frente a la pantalla, pues compensa. El manejo es intuitivo y sencillo: le puedes hacer una cuenta hasta a tu cuñado. Hay dos planes: el básico, que cuesta 4€por persona al mes; y el avanzado, que sale por 8€/usuario/mes. Puedes ver las diferencias al detalle aquí.

Si necesitas ayuda con el cambio, escríbenos contándonos tu caso y te contestaremos con la mayor brevedad posible.

 

Contacto